¿LLEVAS LA LOSA DE "GORDA" ENCIMA?


A muchas mujeres les pesa como una losa el juicio que obtienen de los demás, les pesa como una losa la idea de no cumplir con unos cánones de belleza impuestos por la sociedad. Cuántas mujeres viven con la palabra "gorda" como un mantra, y no son capaces de desvincularse de ella. Cargan con ese peso día tras día, y lejos de resultar esto, un motivo para "despertar", tomar riendas en el asunto y empezar a trabajar en su amor propio y su autocuidado, es todo lo contrario, y se meten cada vez más en ese agujero emocional de auto destrucción emocional.


No es justo. Por muchísimos motivos. Así que hablemos un poco sobre esto.


Una de las cosas que deterioran nuestra autoestima son las comparaciones. Lo que está mediando aquí es ese canon de belleza que mencionaba antes, y también, ese culto al cuerpo. Parece que si no cumples con los cánones establecidos, socialmente no serás aceptada, y esto, lleva a que pienses que tampoco serás validada como persona.


Es como si el ser guapa te hace valer para algo, o ser alto y esbelto te hace valer para algo, o tener pelazo y cuerpazo, te hace valer para algo, esto se llega a convertir en "tu realidad", y si no entras ahí, si no cumples con estas características, vales menos.


Por lo tanto podemos pensar, vale, ser guapa es sinónimo de éxito, no?, pues ¿Qué puedo hacer para ser guapa y empezar a tener éxito? AQUÍ ES CUANDO LLEGA EL PROBLEMA.


Empezamos a comer menos para bajar peso, con la idea de que vernos más delgadas nos va a hacer vernos también más guapas, y si nos vemos más guapas, tendremos más autoestima, y si tenemos más autoestima tendremos más éxito. ¡PERO! Cuando entramos en este bucle, nos damos cuenta de que no es así, que pasado un tiempo, lo pasamos mal, no llegamos a nuestros objetivos, nos frustramos, nos enfadamos, nos llenamos de culpa y remordimiento porque, probablemente, te saltes la dieta más de una y de dos veces, y acabas por darte cuenta que tu relación con la comida se ha convertido en una relación tóxica, sumándose esta, a tu relación contigo misma.


Resulta que hemos querido comer menos para querernos más y ahora comer nos da miedo, las calorías nos asustan y la restricción ha llegado a formar parte de nuestra vida.


¿Te das cuenta de la diferencia que existe entre ser como somos realmente y sentirnos así?


Sentirte bien contigo misma, llegar a sentirte bella, guapa, quererte y estar a gusto en tu piel, mirarte en el espejo y mirarte con cariño y admiración, eso no tiene nada que ver con "ser". Tenemos que llegar a amarnos de verdad, con respeto y cariño, y si no cumples los cánones de belleza, te diré algo, ¿Quién los cumple?, ni falta que hace!


Tienes que tener algo claro, no te voy a engañar, no vivimos en el mundo de la piruleta y la gominola, habrá días que te mires en el espejo y te veas horrible, días en los que no quieras ni mirarte!, pero esto es normal!, y debes aceptarlo como normal, lo que no es normal es que esto revele un sentimiento interno en ti, que te limite.


Acéptate siempre. No te limites, ni física ni visualmente.


La psicóloga Marian del Álamo nos propone un ejemplo; "Párate unos minutos a pensar en una amiga/o, tía/o, prima/o, abuela/o o vecina/o, que no cumpla el canon de belleza ideal en cuanto al peso, vamos, que esté por encima de su peso. Pero no debes buscar una cualquiera, sino una que se sienta genial con ella misma, que desprenda energía y felicidad, que se vista como le gusta, sin importarle nada más, que se sienta bien y se quiera, ¿la tienes? Genial, ahora quiero que te preguntes: esa felicidad y bienestar que desprende, ¿Crees que es porque ella se mira al espejo y no se ve así? ¿O crees que es porque se ve y se acepta y se quiere como es?


Ahora lo haremos a la inversa. Quiero que pienses, de nuevo, en una amiga/o, tía/o, prima/o, abuela/o o vecina/o, que tú consideres que cumple el modelo de belleza ideal que esta sociedad nos intenta imponer; cuerpo de 10, curvas definidas y elegantes, cero celulitis... ¿la tienes? Genial, ahora, otra vez, pregúntate; ¿Se quiere? ¿Se ve estupenda? ¿O siempre está recordando sus complejos e intentando mejorar aquello que ella cree que no tiene pero que tú se lo ves claramente?


Estos ejemplos nos demuestran que el bienestar interior, el amor propio y el aceptarte y quererte, no dependen del peso, dependen de ti"



13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo